Hechos y Pasiones de la Luz

El color al que accedemos mediante el sentido visual, entre otras impresiones, estimula la vida espiritual que late en el alma. Así, en nuestra cultura, los gruesos muros de las iglesias medievales fueron reemplazados por muros translúcidos llenos del color, quizás para que los fieles se sintieran más cálidamente acogidos por la luz divina: “Dios es Luz”.Cathedral of Toledo tourism destinations

Los colores que no se adhieren a ningún objeto, es decir que son de índole espectral, por ejemplo el arco iris o cuando una fuente de luz brilla a través de un prisma de cristal o una gota de agua, nos parecen colores mágicos que parecen provenir de la nada, seguramente surgen de lo invisible a los ojos, es decir, del mundo espiritual. De manera que en los vitrales encontramos ciertas propiedades de esa luz –aunque no todas – y dependiendo del momento del día que la contemplemos nos introducirá en distintas pero apreciadas percepciones del alma. Sin embargo la razón del vitral no es el vitral en sí mismo sino la luz que refleja, es decir lo divino. En otras palabras el vitral puede ser visto como un instrumento para llegar a las profundidades de lo que yo misma estoy hecha, de luz divina. Los vidrios con sus distintos grosores y formas dejarán pasar la luz blanca del Sol reflejándola de múltiples formas que sólo podrá ser apreciada por una persona que se detenga a contemplarla sin más razón que la contemplación misma, de modo que sus secretos solo le serán develados a ella.prisma1

Ejercitarse en la búsqueda de colores nuevos en un vitral o en las transformaciones que la luz puede producir, pasando por el colorido caos y el ordenamiento posterior son excelentes prácticas de atención y descripción. La experiencia de jugar con objetos que pueden ponerse delante de ciertos colores vidriados, objetos contra los que la luz choca o las formaciones y deformaciones producto de los claros y oscuros nos llevan a concluir como Goethe que los colores son los “hechos y pasiones de la luz”.

Los otros días me llamaron sorpresivamente para que comentara un reportaje sobre vitrales, era un periodista de Las Últimas Noticias (LUN)… lo cual me llevó a reflexionar sobre los colores y la luz, así fue como armé un pequeño artículo que reproduzco arriba y del que el periodista tomó unos párrafos y publicó el miércoles 15 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *