Diplomado Astrología

La Integración del Ser Humano en el Ritmo Cósmico

Conoce las claves para comprender el sentido y propósito de tu existencia  mediante la formación de Psicología Astrológica

diplomado-1

Nuestro curso se encauza específicamente a un trabajo teórico-práctico aplicado al desarrollo del ser humano en su despliegue, mediante su propia carta natal. Con nuestro enfoque integrativo buscamos responder a la vieja pregunta de “¿Quién soy yo?” e identificar tanto debilidades como fortalezas de nuestra personalidad, de entender que los limites con los que hemos  convivido desde “siempre”, pueden ser transformados en fuerzas de progreso que nos conducen al alma y nos otorgan armonía interior.

El horóscopo o carta natal es una imagen simbólica del ser humano y de su mundo particular, nos representa en nuestra unicidad y con nuestros valores. Muestra cómo nos percibimos a nosotros mismos, aún cuando en gran parte sea de modo inconsciente.

Conoce los cinco niveles en el ser humano y en la carta natal.

El mundo tanto externo como interno, se nos presenta como un caos de gran complejidad que suele agobiarnos, lleno como está, de influencias e interrelaciones diversas y entrelazadas. Entendemos que sólo somos un puntito dentro de un gran entretejido que todo lo abarca y lo domina, y sin embargo, una unidad viviente consciente en su propio derecho.

cel01-1-e1505224431959

Nuestra condición humana en su desarrollo, ha llegado a un punto que necesita de la integridad, los métodos analíticos que todo lo desmenuzan no son suficientes para hacernos justicia. Necesitamos un instrumento adecuado para poder apreciar los distintos hilos del tejido de nuestra vida, un tipo de conciencia cósmica que nos acerque a quienes somos en esencia y nos ayude a concebir nuestra visión de vida.

En nuestro enfoque del Método Huber de Astrología, distinguimos cinco niveles en la carta natal que conciernen a nuestra condición humana, y que pueden leerse, paso a paso, desde el centro de la carta (y de nosotros mismos) hacia los bordes externos. A la vez, consideramos como estos niveles se afectan entre sí, dentro del proceso de crecimiento que con el tiempo nos llevará a la psicosíntesis. De esto nos ocupamos en nuestro diplomado de “Psicología Astrológica”.

5 niveles y Jung

  1. El círculo pequeño del centro de la carta: El centro del ser, nuestro Yo Superior, nuestra esencia. A partir de aquí crecemos para desarrollar todo nuestro potencial.
  2. La estructura de aspectos: Es nuestra motivación básica, la naturaleza de la conciencia, la forma en que funcionamos. Nos muestra la orientación y las capacidades con las que nacemos.
  3. Los planetas: son tipos de energías, los órganos de acción y reacción del ser humano; son los instrumentos con los que percibimos el entorno y con los que producimos efectos en el mismo. Este es el nivel más móvil, aquí consideramos también al Sol y la Luna así como el resto de los planetas, cada uno de ellos recibiendo la energía de los otros niveles: de los aspectos, de los signos y de las casas.
  4. Los signos zodiacales: energías que corresponden al comportamiento heredado, a los rasgos innatos. El zodiaco es un sistema de referencia cósmica que simboliza el orden de la naturaleza.
  5. Las casas: aquí hablamos de condicionamiento, del comportamiento aprendido, de la influencia de nuestro entorno. El efecto del entorno en la persona se puede ver más detalladamente en el llamado “Horóscopo de Casas”, otra especialidad del Método Huber.

Cada nivel es una unidad completa en sí misma y que ejerce una determinada influencia en el todo. Para la interpretación es muy importante tener la visión global de estos niveles y saberlos diferenciar muy claramente sin perder nunca de vista la motivación básica de la persona.

El desarrollo

Estos cinco niveles se explican desde el punto de vista de la tridimensionalidad, o los tres planos de desarrollo del ser humano: físico (material), emocional (reacciones inconscientes) y mental (pensamiento propio), supuestos en un mismo nivel de importancia,  y cada uno de ellos sujeto a tres fases de desarrollo que podrían resumirse del siguiente modo:

Fase inconsciente. En general, primeros cuestionamientos de patrones de conducta que rigen nuestra vida desde el inconsciente. A veces entramos en conflicto con el entorno en la búsqueda de nuevos horizontes. Nos ayudamos con cursos o talleres de autoconocimiento y el apoyo de otros que han pasado por el proceso.

Fase del despertar. Aquí pueden salir a la superficie problemas no resueltos – justo cuando creíamos que todo era “espíritu”; es el estadio del aprendizaje. Es muy importante pasar por esta etapa de autodescubrimiento y de enfrentamiento honesto con uno mismo y con nuestra “sombra”. Paso a paso entendemos que podemos sanarnos partiendo por la aceptación de uno mismo y evitando el autoengaño.

Fase consciente. Esta etapa nos ofrece la oportunidad  de llegar a ser conscientes y distinguir entre las necesidades básicas reales y la codicia del ego.

Sin embargo, aunque hemos hablado de tres fases que no necesariamente se presentan en el orden aquí descrito, entendemos que pueden ser muchas más. Justo cuando creímos haber “superado” una etapa, surgen temas “primitivos” de etapas aparentemente previas que nos hacen pensar que no hemos avanzado nada. pero sí hemos avanzado! Paciencia, es parte del proceso y en ese sentido, resulta de gran beneficio cultivar el sentido del humor.

Diplomado

En nuestro curso, hemos organizado el trabajo del siguiente modo, dividido en nueve módulos:

  1. Introducción al Método Huber – el objetivo es poner en contexto cómo y de donde surge el método. Las bases en la astrología clásica por una parte y la Psicosíntesis desarrollada por Assagioli. Se estudia el detalle de los cinco niveles de la carta natal, y otorga una visión de lo que se desarrollará en las siguientes etapas del curso.
  2. El mandala o símbolo de la carta. Los aspectos en nuestro método y el por qué de los colores utilizados. Empezamos el estudio de la Estructura de Aspectos (nivel 2), que corresponde a la motivación básica del ser humano, la clave para la síntesis.
  3. Las figuras individuales. La estructura de aspectos está compuesta por figuras individuales, cada una con su propio significado y con los planetas aspectados entre sí, y que deben poder incluirse dentro de la figura global vista en el módulo anterior.
  4. La divergencia entre casas y signos. El significado de las casas con sus distintas zonas en nuestro método (nivel 5). ¿Cuánto influye en nosotros el condicionamiento del entorno? ¿Hasta qué punto expresamos lo que traemos con nosotros al nacer (nivel 4)? ¿Cómo gestionamos el querer interno y el deber externo? ¿Y cómo se relaciona con la motivación básica (nivel 2)?
  5. La integración de la personalidad. La tridimensionalidad del ser humano se estudia desde la posición en la carta de los planetas correspondientes al plano físico (Saturno), emocional (Luna) y mental (Sol), así como del resto de los planetas. Las posibilidades son múltiples, puesto que la tridimensionalidad está presente en todas partes: en los signos, en las casas, así como en los aspectos; y esta simultaneidad es el verdadero camino que nos lleva a la integración de la personalidad, o como dice Assagioli, a la psicosíntesis.
  6. El Modelo de Familia y el Horóscopo de casas. La integración de la personalidad no estaría completa si no consideramos el modelo de familia que nos dio patrones que muchas veces se transformaron en formas automáticas de funcionamiento que raras veces nos hemos parado a cuestionar. Una profundización en estos patrones nos lleva a valorar cuál es la opinión del entorno en relación a nuestra propia visión de nosotros mismos, de manera que nos introducimos brevemente en el Horóscopo de Casas.
  7. El Reloj de la Vida. Teniendo a estas alturas una buena visión global y también de las particularidades de nuestra personalidad, se estudia el método de la progresión de la edad que nos conduce a una comprensión más profunda de nuestra biografía. La progresión de la edad se compara con la aguja de un reloj que inicia su recorrido en el Ascendente y va formando una y otra vez aspectos nuevos con todos los puntos significativos del horóscopo: cambios de signos, zonas de casas, planetas o aspectos; a lo largo de su viaje de 72 años, y vuelta a empezar.
  8. El Nodo Lunar y la Psicosíntesis Astrológica. A modo de resumen, estudiamos varios de los distintos métodos de psicosíntesis que se contemplan en cada uno de los distintos niveles de la carta natal. La mayoría son sólo un repaso en mayor perspectiva de algún módulo anterior que ahora puede interiorizarse de mejor manera producto del mayor conocimiento que se maneja, y otros como el Nodo Lunar, una importante contribución que nos da pistas para el trabajo con nosotros mismos. Hablamos del Nodo Norte como un primer paso en el desarrollo personal.
  9. La consulta. El trabajo de autoconocimiento nos lleva irremediablemente a comprender mejor a nuestros congéneres y ser más tolerantes con las personas que nos rodean. En este módulo final, hablamos de cómo abordar una carta natal y con qué técnicas contamos para prestar este servicio a otros. Durante todo el curso hemos practicado con nuestros compañeros, ahora nos toca enfrentar a un consultante externo. Durante el proceso los “candidatos” a consultores estarán siempre apoyados en un proceso de acompañamiento. Este trabajo desemboca en la certificación.

Si quieres mas información sobre los tiempos y ordenamientos del curso, en este enlace: http://astro-psicologia.cl/cursos-de-formacion/  y si deseas saber de fechas, lugares, costos e inscribirte, te invito en este enlace http://astro-psicologia.cl/agenda-astro-sur/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *