Luna Llena de Leo

130 views

leo

Meditación de Leo

Con los ojos semi cerrados, aquietamos la respiración, nos hacemos conscientes de nuestro cuerpo, nuestras emociones y pensamientos… observo los pensamientos que me rodean… pero yo permanezco libre en mi centro… miro mis pensamientos como si fueran olas encrespadas…
Entro en la región en la que reside mi ser interior…  el verdadero yo… el alma… visualizo un sol blanco y resplandeciente detrás de mí… entonces emito un OM inaudible y proyecto luz… amor… comprensión hacia la personalidad integrada…
Me veo y me experimento en mis múltiples roles… tengo muchas caras… pero sólo una parte de mi está allí… en mis roles… en mis funciones… soy un centro radiante de vida en mi corazón… y de clara consciencia en mi cabeza… soy el verdadero yo… y doy vida a mi personalidad… Soy el yo… soy el alma y me expando… irradio luz… amor… comprensión… hacia mi personalidad… y hacia mis semejantes… así pues… soy ambos

“Yo soy ese, y ese soy yo”

Llevo mi consciencia al punto más alto de mi cabeza… y empiezo a bajar… lentamente por la nuca… y más abajo… por la columna… me deslizo hasta el centro etérico del corazón… entonces veo allí… cerrada… una flor de loto… blanca… tan cerca que puedo oler su fragancia… emito un OM inaudible… y la flor comienza a abrirse… lentamente… primero los tres pétalos exteriores… los pétalos del conocimiento… de la toma de consciencia… y de la sabiduría…
0clip_image004Emito un OM inaudible… y se abren los tres pétalos del amor… de la devoción… y de la inclusividad…
Emito un OM inaudible… y se abren los tres pétalos interiores… del sacrificio… de la alegre voluntad para la acción creativa… y de la cooperación con el Plan de evolución…
La fragancia se hace más intensa… en el centro de la flor abierta… veo una chispa azul… a la que me entrego totalmente… dejándome iluminar por ella… siento una gran calma… y un agradable cosquilleo… al interior… estoy totalmente presente… escucho atentamente en mi interior… la voz de mi corazón…

“En el centro de todo Amor permanezco,
aquí nada me puede perturbar,
aquí soy uno(a) conmigo mismo(a)”

Uno corazón y cabeza en mi… Así… recibimos las energías cósmicas del signo de Leo… y las bajamos conjuntamente por el sendero de luz… hacia la humanidad… y dejamos que esa corriente de luz… amor… voluntad creativa… fluya hacia la consciencia de los seres humanos y se extienda por toda la humanidad… dejando que estas fuerzas espirituales penetren… en todos los ámbitos de nuestra vida planetaria… para producir efectos… en los asuntos del mundo… en todo lugar y en todo momento… y recitamos La Gran Invocación.

130 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *