El Cielo Natal de Gabriela Mistral

Bendita su lengua sea

Gabriela Mistral nació “apenas traspasada la noche” del 7 de abril de 1889, en Vicuña (Chile) según el testimonio materno recogido por una amiga de la poetisa. Según el Museo de Gabriela Mistral en Vicuña, hay dudas respecto si nació a las 4 de la mañana o a las 4:10, pero un empleado del mismo lugar con quien habló la tía Chila (mi investigadora personal) le dijo “otros dicen que nació a las 5”. En ese tiempo, la hora oficial de Chile era regida por el meridiano 70°40′, lo que significa que, si entonces nació a las 4, hoy regidos por el meridiano 60°, diríamos que nació a las 4 de la mañana con 43 minutos.

En primer lugar, intentaremos entregar un retrato de Gabriela, considerando el símbolo de su carta, variando su hora de nacimiento entre las 4 y 5 de la mañana, no se produce una gran diferencia en cuanto a la gráfica. Luego buscaremos establecer la posición de los planetas personales asociados a la personalidad que puede traslucirse mediante sus biógrafos y escritos.

En una segunda parte, intentaremos un recorrido mediante las leyes que rigen el Reloj de la Vida con el fin de comprobar una cierta hora de nacimiento, sin que este análisis sea completamente exhaustivo ya que el momento exacto de la ocurrencia de ciertos hechos de la vida de la poetisa no se conocen.

Globalidad

El Símbolo

Parece un avión o algún otro “aparato volador” que se estrella contra el suelo, pero simultánea y repentinamente nace de entre los escombros como un ave fénix. Surge un par de brazos humanos que se alzan al cielo en un gesto de triunfo. La figura no le grita al mundo “vencí sobre ustedes o a pesar de ustedes”, la figura grita “vencí sobre mí o a pesar de mí” … Como si fuera un calidoscopio que con un golpe desarticula la figura formada para rehacer otra completamente diferente… aún, utilizando las mismas piezas.

Se trata de una figura dinámica, cuya fuerza la encuentra en el colectivo pero que a su pesar y del de ella misma, se eleva sobre él. Sin embargo, para ese ascenso se requiere una destrucción, ese mundo de donde ella proviene debe ser roto para que de ese espacio nazca Gabriela, aún, cuando en ese proceso, partes de ella deban ser destruidas también. La madre, cual María, embarazada de Gabriela viajó a lomos de un burro guiada por el padre desde el caserío donde vivían hasta el pueblo más cercano; así lo relata otro de nuestros poetas Volodia Teitelboim:

Entraron a Vicuña a pedir posada… amigos y parientes los acogieron con la costumbre y la hospitalidad de aquellos tiempos… “Apenas, traspasada la noche llegó la extraña creatura que presentían en el Valle”. Venía mal colocada y la comadrona las vio negras antes que consiguiera extraer ese ser amoratado de las entrañas de la parturienta y se oyera el agudo grito de la vida nueva… (el padre) al cabo de algunas horas se apresuró a tomarla en sus brazos y fue con ella a la iglesia a fin de que no muriera mora y le pusieron el óleo y la crisma antes que terminara ese angustioso día 7 de abril de 1889.

La niña fue bautizada como Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga. Muchos años después, la Gabriela Mistral poeta nacería de aquella Lucila: ¿Que si tuve otro nombre? Si, yo tuve dos: el que me dieron de veras y el que me di de mañosa. Y el nuevo me mató el viejo: Una en mi maté, yo no la amaba”

La motivación básica es triangular. Gabriela quiere comprender como funciona el mundo y por qué funciona del modo que lo hace, es contemplativa, observadora, se interesa por las relaciones, quiere unir mundos y combinar los conocimientos que adquiere en uno y otro lugar. Se rige por la ley de la inclusividad, que admite tanto lo uno como lo otro y no puede optar por un polo o su opuesto. Su palabra mágica es el amor: Soy humana, humanísima; un ser absolutamente afectivo: vivo de los afectos como del aire y de la luz.

Todos los colores están en ella representados, lo que indica gran capacidad de crecimiento, sin embargo, para la proporción de armonía presenta alguna exageración en el verde y una cierta carencia de azul. En otras palabras, una tormenta de pensamientos puede impedir el verdadero descanso.

Tengo un ansia muy grande de descanso. Quiero leer mucho, estar sin la gente y sembrar y regar árboles… Tuve hace noches un ataque cerebral y me ha quedado mal la cabeza, mucho dolor que se viene y se va, malo el genio. (17 de mayo, 1921)

1945, la primera mujer iberoamericana? y la segunda persona latinoamericana? en recibir un premio Nobel

La estructura de aspectos es coherente y está conformada por figuras triangulares con la excepción de un aspecto lineal. Los triángulos se entrelazan dando la impresión de aspectos lineales interconectados, lo que puede hacer ver a Gabriela como una persona más bien de acción, muy dinámica y con mucha fuerza de tipo cardinal. Su aspecto en verdad era poderoso, muy alta para la época, sobre todo en un país como Chile donde la media en las mujeres no alcanzaba el metro sesenta; a los 53 años cuando Gabriela viajó a Estocolmo a recibir su Premio Nóbel, en el pasaporte dice que medía 169 centímetros, tenía los cabellos grises y los ojos pardos o verdosos. En otros textos he leído un metro 78 y en otros “al menos uno setenta y cinco”. Tengo la impresión qué su voz era potente y su hablar, rudo. La coherencia en ella tiene lugar sin duda alguna, fue una aspirante a ser “Uno”. La veo intentando siempre integrar en todo su quehacer todo lo que ella era, y la evidente insatisfacción cuando no lo lograba.

… con leerme un poco los versos habría comprendido que soy la más desconcertante y triste (lamentable) mezcla de dulzura y dureza, de ternura y de grosería…. Mi herencia es cosa fatal; la cultura nada ha hecho en mí o porque estudié tarde o porque los temperamentos primitivos repelen la educación. (De una carta de Gabriela)

Luego, una visita al Obispo, quien me habló de mi mala práctica de no hacer vida social… le dije: “Nunca, ni por la situación más encumbrada, haré concesiones al mundo…” También hay en eso un poquito de orgullo, me dijo. No sé cómo se llame; pero sé que es bien para mi alma y todo lo demás no me importa, porque yo no guardo sino mi alma. Triste yo me siento cada vez que hablo con un cura. Tal vez sea soberbia, que yo soy el verdadero cura.

Imposible imaginarla sin muchos planetas en el sector del colectivo. La conjunción entre dos instrumentos para el espíritu como son Neptuno y Plutón en la parte baja de la carta, une tres aspectos lineales en un aparente triángulo pequeño de aprendizaje, que solo puede haber logrado templar en sus años maduros. Hay un aspecto de cuadratura entre la Luna y Mercurio; donde la Luna está atada a Plutón mediante un semisextil y Mercurio a Neptuno con un aspecto de sextil. Desde las profundidades del saber común de la humanidad, se unen el cerebro izquierdo al derecho, el alquimista integra en Gabriela la razón y el sentimiento fundiéndolos en poesía. Planetas sensibles como la Luna y Mercurio unidos a Plutón y a Neptuno que dispensan sus riquezas desde el mundo de los muertos y del fondo oceánico respectivamente; son la base de su estructura, desde allí se levantan las cruces que son sus brazos: la oposición de la Luna a Júpiter en el eje de la individualidad y la oposición entre Sol y Urano en la sombra o en el eje mismo de posesiones, dependiendo de la hora de nacimiento.

De la oposición Luna-Júpiter nace un triángulo ambivalente con Marte, y un triángulo de irritación con Plutón. Ella resuelve el conflicto doloroso en el que está envuelto su yo-emocional con la rudeza de Marte o de Plutón. Ella defiende su corazón herido con garra, no con dulzura. Ella es pasión.

Tengo un corazón grande y en el que sólo germinan grandezas: inmensos odios, amores y dolores. Son bestiales los primeros, divinos los segundos, sublimes los últimos.

De la oposición Sol-Urano, nace otro triángulo de irritación a Venus, y del Sol surge también otro triángulo de aprendizaje que incluye al Nodo Norte y Venus. Ese triángulo se recuesta sobre el Fondo del Cielo, el lugar de la colectividad. En este caso el dinamismo de la oposición se resuelve con la suavidad armoniosa de Venus, el equilibrio se busca en la complacencia, pero también dentro de un proceso de aprendizaje que incluye la necesidad de comprender las raíces desde donde Gabriela se hizo árbol. En Tala le clama al Cristo:

Te olvidaste del rostro que hiciste
en un valle a una oscura mujer;
olvidaste entre todas tus formas
mi alzadura de lento ciprés;
cabras vivas, vicuñas doradas
te cubrieron la triste y la fiel
.

Es el Valle de Elqui, que le dio a Gabriela su identidad, dotó de rostro a una oscura mujer… Gabriela se nutre completamente del suelo que la vio nacer y crecer, sabe extraer del saber humano los nutrientes indispensables para poder alzarse sobre ella misma. Las raíces del árbol son ella, su Sol y su Luna, los instrumentos de la psique que la identifican son la palanca de impulso hacia el mundo, forman una cruz a la altura del pecho donde se integran para elevar luego los brazos en ese gesto de triunfo… son los dos triángulos de excitación, el uno dirigido por el Sol y el otro por la Luna, las dos caras de una misma moneda.

Gabriela necesita liberarse de los dolores de su cruz, y las presiones que siente del exterior que con frecuencia se van a manifestar como ataques de cólera, pero también como una pluma aguda que como navaja quirúrgica intenta extraer los tumores de una sociedad enferma. Naturalmente no se espera, particularmente en esos años, una mujer sin pelos en la lengua… su camino está lleno de piedras, más bien peñascos. Chile no la quiere mucho, otros lugares sí.

Los Juegos Florales me han sido la cosa más odiosa del mundo. Me acercaron a luminosos cerebrales que tienen el corazón podrido y que no conocen la lealtad. (1914)

Hay una montaña de desprestigio y de ridículo en Chile echada sobre las mujeres que escribimos. Hay razón en echarla… la mujer en Chile se ha extendido como las feas enredaderas en guías inacabables de poemas tontos, melosos y lagrimosos. Galega pura, insipidez lamentable, insufrible gimoteo histérico… y lo que nos ha perdido es la pata de los hombres. El elogio desatinado de esos hombres que no se acuerdan, al hacer sus críticas, de los versos escritos por tal o cual mujer, sino de sus ojos y su enamoradizo corazón…. Se que la obra hermosa de una nos prestigiaría a todas y cubrirá siquiera en parte, las vergüenzas de tanta hojarasca… (1916)

Editorial UV de la Universidad de Valparaíso, 2017.

Ella tiene el don de la pedagogía, sus clases son mágicas, transportan al alumno a las mismas tierras imaginadas por la fantasía fecunda de la maestra. También escribe, envía sus poesías inflamadas a los periódicos locales de las ciudades cercanas y sus cartas al hombre del que estaba enamorada.

Que otra cosa podía esperarse de un Mercurio en la primera casa, entre Piscis y Aries, la grieta cósmica. El bandido mitológico, mensajero de los dioses, estimulado a expresarse se alimenta del cosmos, tiene la fuerza de voluntad de esos dos aspectos lineales, en contacto directo con los instrumentos de la psique, la amorosa y maternal Luna sufriente en Cáncer y el Neptuno aspirante al amor ideal y fantasioso de la casa 3 que le entrega sus sueños.

La Personalidad

Planetas de la personalidad, el AC y MC en distintas Horas de Nacimiento

Para la personalidad poética y mística de Gabriela, un Ascendente Piscis, no es raro, particularmente porque ella además tiene un tono quejoso en sus cartas y también cuando le clama a Dios por justicia. Por otra parte, su nacimiento fue difícil, y ello también podría interpretarse con Piscis en el horizonte. Me pregunto cómo es un Ascendente en la grieta cósmica, quizás le da un tono “mítico” qué, para mí, ella sin duda lo tiene. Viene de un lugar oscuro, con una imagen por lo tanto indefinida quizás, es un lugar como dice Louise Huber, donde la vida y la muerte se tocan. Leyéndola a ella y lo que dicen sus biógrafos me parece que siempre está tocando la vida y la muerte… un tono de Plutón o de Escorpio… o simplemente de un AC en la grieta cósmica.

Como dice Volodia, a Gabriela le gusta definirse como “una pobre mujer” que nada puede, salvo ver. Enseguida subrayará con un retintín de orgullo: “Pero su mirada puede ser conciencia”. Y de alguna manera ella lo fue toda su vida: mirada-conciencia. Esto es algo que los chilenos todavía tienen que descubrir.

Esa mirada-conciencia, me hace pensar en Júpiter y Urano desde arriba, y los aspectos verdes largos cruzados hacia Plutón y Venus en la base terrena. En cualquiera de los casos Mercurio está en la casa 1, y mientras más tarde se establece su nacimiento más cerca del Ascendente, es decir mayor es la identificación con el mensajero de los dioses. Hay algo de eso en ella, más allá de escribir y comunicar, se parece mucho a una mensajera alada, incluso otra mirada al símbolo me muestra un pájaro grande, tal vez un águila o alguna ave mitológica que se posa sobre la tierra con las alas abiertas, dispuesto a destruir, inquirir, investigar hasta el fondo que hay allí, en ese quiebre de montañas… no es una pájara amable, no, pero viene de los cielos, es una enviada de Dios y por tanto trae un mensaje de amor.

Para la personalidad de Gabriela, quien se alza tan valientemente sobre el colectivo, me parece que el eje de la individualidad tan marcado en la oposición Luna – Júpiter es apropiado. ¡Ella nunca ha sido una humilde!

El Sol en la casa 1 refuerza la confianza en sí mismo, pero simultáneamente se es poco autocrítico. Yo pienso que Gabriela tiene una confianza interna en ella misma, lo que puede ser debido al signo de Aries, pero es algo tímida y es bastante crítica de sí misma. Cuando otros la aclaman, ella es implacable consigo misma, escribe en una carta respecto a Desolación:

1922. El Instituto de «Las Españas» de Nueva York. publica la primera obra maestra de Gabriela Mistral: Desolación

Mi libro me tortura, sobre todo porque debiera contenerme y no me contiene, porque, como le decía, algunos grandes motivos, como ese de la pasión, están disminuidos y es una caricatura. Lo único dicho es el dolor de la muerte.

Esto me huele a la cercanía del PR, o un Sol en estrés. Sin embargo, con el Sol en la casa 2, el asunto sería la autoestima, valorarse por los recursos materiales, psicológicos o espirituales que se posean. En ese caso yo tendería a creer, que es más apropiado para Gabriela un Sol en PR o tal vez la zona de estrés de la primera casa, entre una casa y la otra.

La Luna, en la casa 4 tiene una fuerte necesidad afectiva especialmente de su círculo familiar, tienen necesidad de pertenecer a un colectivo; sin embargo, como es variable en su naturaleza, según Huber, esta casa no le garantiza la seguridad de un nido, si se encuentra en PR, se agarra de las relaciones existentes, no quiere salir del nido y permanece como niño tanto como sea posible. En este caso, pienso que su Luna no podría estar cerca del PR porque, al contrario, ella salió del nido mucho más rápido que cualquier niña de 15 años aún, cuando siempre añoró a su madre y su Montegrande, el lugar donde pasó su infancia.

Efectivamente creo que esa Luna cercana al Fondo del Cielo, y en oposición a Júpiter en el MC, muestra más bien la lucha entre su necesidad de pertenencia y alzarse como individuo por derecho propio.

De cualquier forma, la Luna en Cáncer siempre la tendrá amarrada a ese sentimiento de querer ser parte de un algo o de un alguien. Pero la siempre presente oposición de Júpiter en Capricornio que le pide no solo que se expanda hacia una individualidad, sino que lo haga en algún otro lugar del mundo; le hace el camino solitario: Errante y todo, soy una tradicionalista risible, que sigue viviendo en el Valle de Elqui de su infancia. Ella se sacrifica allí donde la necesitan, a veces en equilibrio y a veces en exceso. En 1938, en Montevideo declaraba en una charla:

Mientras fui criatura de mi raza y mi país, escribí lo que veía o tenía muy inmediato. Sobre la carne caliente del asunto. Desde que soy criatura vagabunda, desterrada voluntaria, parece que no escribo sino en medio de un vaho de fantasmas. La tierra de América y la gente mía, viva o muerta, se me han vuelto un cortejo melancólico pero muy fiel, que más que envolverme, me forra, me oprime, y rara vez me deja ver el paisaje y la gente extranjeros.

Saturno, en casa 5 dice Huber, se manifiesta también mediante el miedo corporal, por ejemplo, miedo al contacto físico… en la zona fija de la casa 5, el principio de seguridad ha sido fuertemente enfatizado por el entorno, y la persona tiende a mantener los contactos a toda costa, los celos son una tendencia enfermiza a agarrar a las personas… Saturno puede adoptar también un carácter de santidad – según Volodia, Gabriela se mira como si fuera un personaje de Semana Santa ; lo cual puede ser un “truco”… Según Volodia, había un muro en Gabriela que el amante no podía traspasar, en esa guerra de amor y miedo que fue su relación con Manuel, ante el reclamo, la presión y el atónito desconcierto del hombre que no entiende por qué se niega a consumar la relación amorosa… por fin ella, en pocas palabras, le confiesa que arrastra desde su niñez cierto trauma producido por un hecho brutal. Un mocetón que iba a su casa la violó cuando ella tenía siete años.

Verdad es Manuel, que tengo de la unión física de los seres imágenes brutales en la mente que me la hacen aborrecible… tu esfuerzo es capaz, creo, de matarme las imágenes innobles que me hacen el amor sensual cosa canalla y salvaje.

Mientras más tarde se decide su hora de nacimiento más se acerca ese Saturno a la zona fija de la quinta casa que me parece apropiada para Gabriela. Desde el punto de vista de su personalidad, en mi opinión, Gabriela debiera haber nacido cerca de las 5 de la mañana; incluso de ese modo se podrían observar algunos otros detalles que me parecen interesantes como, por ejemplo, Venus en PR en la casa 2. Una Venus en Tauro y la segunda casa debiera ser bastante atractiva y sensual y creo que Gabriela lo era, sin embargo, en PR se sentía fea… en una carta a Manuel se lo decía: Tu no serás capaz (interrógate a ti mismo) de querer a una mujer fea… alguna vez he pensado en mandarte un retrato mío en que esté parecida ¡pero eso es ineficaz! Tu imaginación siempre pondría luz en los ojos, gracia en la boca… Soy seca, soy dura y soy cortante. Además, tardo mucho en cobrar familiaridad con las personas.

Con Saturno en casa 5 y Urano en casa 7, como instrumentos para los contactos, no se podría esperar otro modo de comportamiento: Soy seca, soy dura y soy cortante. La poca confianza en sí misma y simultáneamente ese atractivo secreto que deslumbró a hombre tan bello como Manuel Magallanes Moure, el poeta de la barba de nazareno.

Otro factor de interés está en los planetas espirituales Neptuno en conjunción a Plutón, ambos en la cúspide de la tercera casa. Muy apropiados para el espíritu de Gabriela que pareciera que todo lo extrae del cosmos, con una conexión directa con el saber inconsciente del colectivo, el amor por el conocimiento y esa constante necesidad de devorar libros. Confieso de cualquier manera que ambos planetas conjuntos al IC tampoco me parecerían ajenos.

Hay otro foco que tal vez habría que considerar, el Nodo Norte. Si la hora de nacimiento fuera las 4 de la mañana, la posición sería a un grado de la cúspide de la quinta casa, mientras que, si la hora de nacimiento es a las 5 de la mañana, el Nodo Norte se encuentra en la zona fija de la cuarta casa.

En la cuarta casa, según Huber, las personas suelen tener tendencia a ser demasiado “mentales” y enfatizar demasiado su propia individualidad, y lo que el Nodo les pide es ser como el resto, personas sencillas. En la zona cardinal de la casa 10, se encuentra Júpiter, que a pesar de no ser tan “duro”, la oposición con la Luna en la casa 4, la hace a ella aspirar a la individualidad, pero el Nodo le pide simultáneamente un constante contacto a la tierra, cuidando de sus propias raíces. Naturalmente, esto es doloroso para Gabriela, pero ella no sería quien fue sin esa extraordinaria ligazón con la tierra del Valle de Elqui y con los niños de todas partes. No obstante, su necesidad de pertenencia que nunca queda satisfecha con esa Patria esquiva que le tocó en suerte.

El Nodo Norte en la quinta casa, le pide que ella cultive relaciones con otros ante los cuales ella debe exponerse, tiene que ver con desarrollar la autoconfianza. Esta podría ser, otra teoría a probar en algún fututo, pero hay otro factor el cual no ha sido mencionado y que podría darnos una luz extra. Si consideramos la hora 5 como la correcta, la mayor parte de los planetas queda situado en forma muy evidente en el primer cuadrante, del impulso; de lo contrario la Luna, un planeta de la personalidad y por lo tanto un fuerte peso, empieza a considerarse (dinámicamente hablando) en el sector del Tu, junto a Saturno y Urano. En palabras de B. Huber: Aquí vemos como la persona se defiende ante los desafíos de la naturaleza y del entorno para sobrevivir. Motivada por impulsos de autodefensa, la persona adopta medidas de seguridad y protección, observa y aprende a sobrevivir y dominar la vida… La motivación principal de este cuadrante es la autoconservación.

En mi opinión ella es una experta en autoconservación. Se pasó la vida entera, buscando ganarse el pan honradamente, no aceptaba regalos con facilidad y si los recibía se transformaba en una “eterna agradecida”, como si se sintiera culpable… y naturalmente era muy impulsiva, creo que le costó darse cuenta de los efectos que causaba y muchas veces no los comprendía. También tuvo que defenderse de todo tipo de ataques particularmente causados por la envidia literaria, pero seguramente también por su forma de ser…

Todas las conclusiones a las que he llegado están naturalmente, sujetas a discusión, ni siquiera para mí son definitivas, pero el hecho de darlas a conocer me facilita mirarlas con mayor objetividad incluso por mí misma. Peco de gran subjetividad cuando tengo al frente el objeto de mi admiración.

En la segunda parte de este trabajo revisaremos algunos hechos de su historia, con relación al Reloj de la Vida, lamentablemente, son también demasiados los hechos que están cubiertos por un velo en la vida de Gabriela, por lo tanto, sólo nos queda guiarnos por lo que se sabe de facto y por la intuición.

Autora: Ana Quiroga. Fecha: 25/02/2006. Publicado y escrito originalmente para la Escuela Huber Española.