El día de Louise

Un día como hoy, 10 de mayo, nació Louise Huber

Les Avellanes 2005, con Louise de azul en el centro y con algunos de los compañeros. A la izquierda, camisa blanca con flores, Michael Huber y al otro extremo a la derecha con el celular en la oreja nuestra Rosa Solé, directora de la Escuela Española.

Hace un poco más de 15 años en un monasterio de Lleida, Cataluña, conocí a esta mujer extraordinaria. Les Avellanes que data del año 1166, está situado en un sector rural y aislado del mundanal ruido de las ciudades, y luego de una gran historia y diversos dueños, desde 1910 es dirigido por hermanos maristas, se transformó en un hotel que recibe grupos de estudiosos o congresos, imagino, de distinta índole. Nosotros estábamos ahí para encontrarnos y escuchar a Michael y Louise Huber en una serie de seminarios avanzados de Psicología Astrológica. Hacía ya algunos años que yo había recibido mi diploma de la Escuela Española, y ahora tendría la oportunidad de presentarme como candidata al Diploma API que entregaba la escuela madre de Suiza, de manos, nada menos que de la cofundadora del método.

Era otoño en España entonces, como ahora en Chile en estaciones opuestas, escuchando detrás de mí como cada cierto tiempo, movidas por el suave viento, caen las hojas amarillas del damasco.

Hoy recuerdo a Louise, nacida en un día como hoy, bajo el signo de Tauro en Bamberg (Alemania). Cuando miro su carta natal, me hace pensar en un gran buque, seguramente de hierro y moderno, muy veloz, pero lleva un gran mascaron de proa como los barcos antiguos que llevaban tallados y pintados en madera algo distintivo como un animal y frecuentemente un ser femenino, a veces mitológico y cuyo objetivo era mostrar justamente la identidad del barco sin dejar de lado, naturalmente, su aspecto decorativo. Como si en Louise se entretejieran esas dos motivaciones con sus diferencias y que quizás a lo largo de su vida logró integrar, y claro, cuando la vi por primera vez ya en sus años muy maduros, vital, fuerte y con ese gran vozarrón como un sello que la identificaba y simultáneamente ese ser inminentemente femenino que reía con frecuencia y explicaba fuerte y claro cómo se habían dado los fundamentos del método, con sencillez y fluidez… como el mascaron de proa (sostenido por un triángulo de aprendizaje marginal – con Saturno, Luna y el Nodo Norte – orientado o entregado a los otros, y Venus colgando), que se incrusta en el buque en su parte delantera como parte de él… ella es ambos: el gran buque y el mascarón de proa.

Louise Huber, 10 de mayo 1924 (3:15) Bamberg, Alemania

Su carta está compuesta por un aspecto verde diferenciado y una gran figura con algunos aspectos débiles colgantes que pueden haber fragmentado la figura (la conciencia) en algunas fases o momentos del día, y que quizás la hizo concentrarse en aspectos diferenciados de sí misma y que con el tiempo pudo integrar. La figura que veo como el buque, es un “trapecio” que, aunque no está completo, pareciera que el quincuncio verde suelto está acomodándose en su lugar para completar esa figura dominante en su personalidad que señala una inteligencia viva y firmemente anclada, que aprende con mucha rapidez y de ámbitos muy diversos, es decir, es estimulada por todas partes. Un gran buque que hace grandes viajes a mundos lejanos y aprende de ellos, aunque no necesariamente tenga que trasladarse para ello, al contrario, Louise busca la estabilidad, que quizás le cueste pero que por otro lado le da más libertad de movimiento. Sin embargo, su sed de aprendizaje parece eterno, y con el mascarón de proa, transfiere ese saber a los demás, en servicio como lo indica su Nodo Norte.

Louise y yo, Les Avellanes 2005

Grande Louise, hiciste un gran impacto en mí, te sentía hablar como si llevara a Bruno dentro… y esa temporada en Les Avellanes, con los compañeros que igual que yo éramos candidatos al diploma API, que nos nutríamos de ti, de Michael y del gran legado de Bruno, juntos, en una comunidad de seres que teníamos un objetivo común, ¡qué nostalgia! Sin embargo, hoy miro hacia atrás en el tiempo en este glorioso día de otoño y vuelvo a sentir ese impulso de entonces, que nace de algún lugar interno, esas ganas de hacer que el Método Huber de Psicología Astrológica se expanda en nuevas mentes y anide en nuevos corazones.

Louise Huber, nació el 10 de mayo de 1924 (3:15) Bamberg, Alemania y murió el 16 de enero de 2016 (12:45) Salzbergen, Alemania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.