Entrada a Aries 2020

Aries marca el inicio del camino del Sol por el zodiaco que se produce en el equinoccio de otoño en nuestro hemisferio Sur. Aries es el punto de partida que inicia un nuevo ciclo. Signo cardinal de fuego, es el signo del yo, y para avanzar en el desarrollo del yo se necesita un centro fuerte.

La entrada del Sol en Aries a las 00:49:35 hora de Chile continental este 20 de marzo, justamente nos recuerda trabajar en la construcción de nuestro yo, liberándonos de nuestros miedos y de las dependencias excesivas del entorno.

El covid-19 es un virus que es altamente contagioso y que se aloja en las vías respiratorias. El encargado de protegerse del virus es el sistema inmunológico, de manera que para ayudarlo necesitamos fortalecerlo y, por otra parte, si ya estamos infectados, necesitamos separarnos de nuestro entorno para que el virus no encuentre otro cuerpo en quien alojar.

La primera muerte provocada por el coronavirus fue notificada el 11 de enero y el 13, la OMS reportó el primer caso fuera de China, cuando ocurrió la conjunción exacta de Plutón y Saturno a 22°47’ de Capricornio. El virus fue declarado pandemia por la OMS el 11 de marzo 2020, el día previo al 12 cuando se agrega Júpiter a la conjunción Saturno Plutón. La palabra “pandemia” suele generar mucho miedo, y es muchas veces el miedo el que nos hace vulnerables a un virus u otra enfermedad, lo cual no significa que no nos cuidemos. Saturno tiene que ver con lo físico en el ser humano, con las formas y las estructuras, de manera que está directamente relacionado con los cuidados del cuerpo, así como con el sistema inmune y sus defensas. Como Saturno tiene que ver con la seguridad y protección de los límites también se asocia al miedo a que algo o alguien traspase esas barreras, y Plutón, generador de las grandes crisis, naturalmente, saca a la luz todas las formas falsas y estancadas.

Actualmente, junto con la entrada del Sol a Aries, Saturno se apronta a dejar Capricornio y entrar al signo de Acuario en un par de días más. Luego en julio retrograda y vuelve a Capricornio acercándose nuevamente a Plutón, y finalmente entra definitivamente en Acuario en diciembre. Todo lo cual indica, que estamos en medio de un proceso, que como tal incluye otros ingredientes (o planetas) que desafían o alivian la tensión de distintas formas de lo que no profundizaremos ahora.

Sin embargo, el hecho de una gran crisis siempre desemboca en una gran oportunidad de cambio y regeneración que es lo que Plutón nos ofrece. Capricornio es un signo de individuación, es el signo más alto del zodiaco asociado no sólo a las grandes ambiciones mundanas sino también a las espirituales, y Saturno puede ser visto como “el señor del umbral” que nos preserva de los “malos pasos” en nuestro sendero, de manera que el desafío es a desarrollar y fortalecer nuestro yo dentro de un núcleo firme para no perdernos entre fronteras. El camino del yo se inicia en Aries, y en Capricornio debe ser depurado y pulido, y esta experiencia con frecuencia nos obliga a la soledad (¡o a la cuarentena!) porque necesitamos hacernos conscientes de las dependencias e influencias de nuestro entorno, pero también de la falta de cercanía y amor cuando la fortaleza construida alrededor del yo se endurece, y esto me recuerda que el Nodo Norte se encuentra en Cáncer, el signo del colectivo. ¿Cómo aprender a ser una individualidad dentro del colectivo?

¿Cómo aprender a soltar el miedo? Por ahora nuestra receta, varias veces al día es respirar, hacer una pausa y respirar profundo y luego leer la “Oración de la Calma” de Steiner:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.