Luna Llena en el eje Leo/Acuario

Una oportunidad se abre en el cielo, la oportunidad de aprender a unificar lo que pensamos, lo que nos emociona y lo que hacemos. Y es que esta luna llena tiene especial significado desde el punto de vista del método Huber de Psicología Astrológica porque estarán implicados los tres planetas de la personalidad.

Planetas de la Personalidad

En el método Huber la personalidad tiene un esquema tripartito en donde el Sol cumple la función mental, la Luna cumple la función emocional y Saturno la función corporal. En este esquema se establece una analogía con las cruces siendo el Sol analogía de la cruz cardinal, Saturno analogía de la cruz fija y la Luna analogía de la cruz mutable. Es muy importante tener en cuenta que desde el punto de vista del método Huber lo mutable une, es decir, establece relaciones entre dos puntos de vista y en este sentido la Luna es la responsable de relacionar al Sol con Saturno.

Hay otro elemento que se relaciona con la cruz mutable en el método Huber y son las configuraciones de aspectos que forman triángulos y en esta luna llena además de que la Luna está en conjunción con Saturno oponiéndose al Sol, todo esto estará en cuadratura a la conjunción Urano Nodo Norte conformando un triángulo de rendimiento que activa la analogía con la cruz mutable estableciendo un tercer punto de vista.

La conjunción Luna Saturno demanda que el cuerpo emocional (Luna) y el cuerpo físico (Saturno) establezcan una relación creativa donde emoción y materia funcionen al unísono para que las emociones muevan al cuerpo sin contradecir la necesidad que tiene este y sin que el cuerpo congele a aquellas. A su vez la mente (Sol) estará iluminando la conjunción Luna Saturno en el signo opuesto generando imágenes internas en aparente contradicción con el cuerpo y las emociones. Es el eje de relaciones que se activa mostrando toda su potencia creativa cuando los tres planetas de la personalidad están en esta posición. El eje de relaciones es el eje yang de la cruz fija por lo que la motivación en juego es la seguridad, pero una seguridad activa que sale a buscar al otro para acumular relaciones. Leo aporta el fuego, es decir, la visión, la epifanía de una nueva idea que se manifiesta en la mente (Sol) como una imagen que aparece súbdita en nuestro interior, esta imagen aporta un sentimiento que tiene la fuerza de guiar a la emoción (Luna). Acuario aporta el intelecto necesario para reconocer el sentimiento que desencadena la emoción que moverá el cuerpo en la dirección de la visión. De esta manera la oposición deja de ser un conflicto y la energía se orienta en crear una nueva forma.

Esta nueva forma que se creará en el eje de relaciones se descargará en el vértice que se forma con las cuadraturas, en donde está la conjunción Urano Nodo Norte. Esta conjunción es una especie de portal que nos brinda la oportunidad de asimilar nuestra creación en un plano transpersonal, de ir más allá de nuestra personalidad y soltar nuestras creaciones para que sirvan de recursos que podamos asimilar todos en conjunto como humanidad y así Urano pueda cumplir su función disruptiva de una forma positiva.

Por Claudio Bernier, diplomado y actualmente parte del equipo de la Escuela Huber Chile, +56 9 9307 8172, aurora.australis1913@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.