Luna Llena en el mes de Libra

Nos complacería mucho contar contigo para la meditación de Luna Llena del mes de Libra. Llena el formulario https://forms.gle/HsMEw6coTSYndBQP9 y el link para la actividad te será enviado el mismo día 20/10 unas horas antes.

Cuando pensamos en Libra nos viene a la mente la imagen de una balanza con sus dos platillos y el fiel en el centro. La balanza está en equilibrio cuando ambos platillos contienen el mismo peso entonces el fiel está en el centro. Libra reacciona a las oscilaciones que se producen en su entorno, los individuos Libra perciben las más ligeras desigualdades los más leves indicios de perturbación y pueden perder el equilibrio con facilidad.

Si aprendemos a situarnos en el punto medio de las cambiantes condiciones internas y externas podemos identificarnos con el fiel de la balanza y conseguir un equilibrio dinámico en el núcleo de nuestro ser. Entonces, desde ese equilibrio podemos reaccionar de forma flexible a las diferentes situaciones de la vida. De esta forma dejamos de ser tan susceptibles a las perturbaciones externas, dejamos de estar inmediatamente a favor o en contra de una de las partes en las situaciones de conflicto y somos capaces de construir puentes de entendimiento y acuerdo entre las fuerzas discordantes, restableciendo así el equilibrio.

Libra es el símbolo del acuerdo y de la valoración y la ponderación de puntos de vista distintos. Tiene un sentido de la justicia muy desarrollado y, con su capacidad de establecer puentes puede restablecer la armonía y el equilibrio donde reina el conflicto.

Libra marca en el horóscopo el paso del hemisferio inconsciente al hemisferio consciente. Libra es el primer signo sobre el horizonte y con el entramos en la luz del día, el ser humano deja atrás la fase de aprendizaje para comenzar una nueva fase de comprensión y sabiduría, la sabiduría es la captación intuitiva de la VERDAD, es la capacidad de regirse por principios superiores. Una vez reconocidas las leyes universales de la evolución y del amor universal ya no pueden realizarse más juicios y condenas parciales. Un ser humano sabio puede ver el principio y el final de una situación. Esto se refleja perfectamente en el proverbio que dice: “Cuanto más sabe un ser humano, menos juzga”.

El mes de libra nos ofrece la oportunidad de eliminar nuestros desequilibrios. Podemos observarnos y darnos cuenta de los extremos en nuestra vida. Quizás reaccionamos de forma demasiado sensible a ciertas cuestiones y debemos volvernos más objetivos y tolerantes. Quizás dormimos o hablamos demasiado, quizás comemos, bebemos o fumamos demasiado, quizás tenemos mucho más de lo que necesitamos de algo concreto. Este es un buen momento para liberarnos de aquello y para encontrar la moderación en todas las cosas. La ley de la justicia que restablece el equilibrio esta activa.

Si defendemos nuestros intereses  y somos capaces de entender la posición de la otra persona y de hacerle ver que, a pesar de tener opiniones distintas la entendemos y la respetamos como ser humano, seremos capaces de encontrar una solución justa y equitativa a los conflictos.

Cuando Libra ha llegado a estar en sintonía consigo mismo y se comporta de forma autentica, cuando ha encontrado su propio centro y consigue mantenerse en él, entonces irradia un equilibrio, una seguridad y una calma superior que infunden confianza a sus semejantes. Solo una persona segura en su interior y consciente de sí misma puede presentarse de una forma autentica  y honesta ante los demás. Una persona así es libre en su relación con los demás y, al mismo tiempo actúa como factor de equilibrio en su entorno. La paz, la armonía y el equilibrio interno son condiciones indispensables para conseguir un buen contacto con los demás y, durante el mes de Libra, estas cualidades deben cultivarse de forma especial.

Libra debe tomar el camino del medio, donde, con objetividad, puede encontrar el punto de vista correcto, esto no se trata de un equilibrio estático sino dinámico, como el del equilibrista sobre el alambre, que mantiene el equilibrio mientras avanza hacia adelante.

Extraído de “Los signos del zodiaco, Reflexiones y Meditaciones”.  Louise Huber, api-ediciones.

¡Feliz Plenilunio, Amor y equilibrio para la Humanidad!

Imagen de la carta Radix el día de Luna llena.

Si un niño naciera justo hoy 20 de octubre de 2021, bajo la Luna Llena en el eje Libra/Aries a las 11:57 o cerca de esa hora, en las regiones del valle central de nuestro Chile tendría una imagen de su carta, si no igual, muy parecida, y para la psicología astrológica Huber, observar la carta de un individuo nos presenta la oportunidad de ver a través de lo intuitivo, sin juicios, sencillamente ver al SER que está ahí desde su nacimiento.

Al mirar la imagen de la  estructura de Aspectos EA del día de luna llena me imagine las plumas de un indígena.

Las plumas para los indígenas eran muy importantes, dependiendo de la cantidad y el tamaño de las plumas se medía el valor de un guerrero, estas eran como las medallas de un militar y eran ganadas en combate frente a otros pueblos indios o tras completar una hazaña heroica. Estas eran lucidas ante todo el pueblo para demostrar la valía de su dueño. El color y la forma también eran muy importantes, una pluma roja con muescas indicaba que quien la portaba se la había quitado al tocado de su enemigo, mientras que la misma pluma cortada a la mitad decía que su portador había sido herido en batalla.

Las plumas también eran un rasgo de madurez, los jóvenes indios recibían su pluma por primera vez como símbolo de reconocimiento y aceptación en la tribu como un adulto completamente desarrollado. Esta primera pluma no tenía que ser ganada a través de un acto de valentía. Sin embargo el joven indio ayunaba durante días y entre largos periodos de meditación se preparaba para el honor de recibir su pluma.

Las plumas y la importancia de ellas me hicieron  pensar en la carta, específicamente en la estructura de aspectos EA, su forma, sus colores, sus movimientos y lo que proviene de su centro y a lo cual hay que acceder a través de un trabajo (autoconocimiento), al igual que los jóvenes indios que ayunaban y meditaban durante días para hacerse merecedor de su pluma. Nosotros somos por nacimiento merecedores de nuestro mapa astral y solo es nuestra decisión y con ella nuestra voluntad  la que hará en esta vida la diferencia.

Por Sonia Alvarado, encargada de las meditaciones de Luna Llena. Diplomada por la Escuela Huber Chile y parte del actual equipo de la escuela: https://astro-psicologia.cl/sonia-alvarado-psico-astrologa/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.