Plenilunio de Tauro

Si quieres participar en la meditación, inscríbete aquí: https://forms.gle/Bf4z4UwC7VAP94XH9 y un par de horas antes de la meditación te llegará la invitación.

“Veo y, cuando el ojo está abierto, todo se ilumina”

Regente exotérico: Venus / Regente esotérico: Vulcano

La luna llena de Aries marco el comienzo de una serie de festividades de Luna Llena relacionadas con el primer cuadrante del zodíaco. Los tres primeros signos representan los prototipos de la tres cruces: Aries el de la cruz cardinal, Tauro, el de la cruz fija y Géminis, el de la cruz mutable.

En Aries se inicia un impulso, se concibe un pensamiento, se crea una idea, esta idea se origina en la mente y en Tauro se traslada al cuerpo de deseos. En Tauro, el deseo, la aspiración o la voluntad recogen la idea, la elaboran y la llevan a la práctica.

La festividad de luna llena de Tauro es una de las más importantes del año y está relacionada con Buda, que nació bajo este signo. En la religión Budista, coincidiendo con la Festividad de Wesak, muchas personas peregrinan a un lugar determinado para recibir la bendición del Buda.

Para tener una mejor comprensión del trabajo especial en el que podemos participar durante la meditación de esta luna llena, es recomendable tener un mayor conocimiento de este acontecimiento de transmisión y de transformación de energías espirituales. Una breve descripción de la ceremonia, que es la representación simbólica del proceso de transmisión, será de gran ayuda puesto que nos permitirá imaginar el proceso durante la meditación.

“Buda aparece como un pequeño punto de luz en el cielo qué se hace cada vez mayor a medida que se acerca a la Tierra. En un pequeño valle del Himalaya, los discípulos congregados esperan en profunda meditación. Cristo está en el punto más alto, mirando hacia el Buda y preparado para recibir la transferencia de energía. El Buda da a Cristo su bendición, le transmite su mensaje iluminado y luego desaparece lentamente”.

Las enseñanzas del Buda están intensamente relacionadas con el signo de Tauro. Con sus cuatro nobles verdades, Buda explicó las causas del sufrimiento del ser humano e índico los medios por los que se podía eliminar. Su mensaje puede resumirse en unas pocas palabras que coinciden con la tarea espiritual de Tauro:

“Dejad de identificaros con cosas materiales. Adoptad la adecuada orientación hacia los valores espirituales. No consideréis las posesiones y la existencia terrena como la única verdad. Seguid el noble óctuple sendero de las correctas relaciones con Dios y con los seres humanos, y de esta forma alcanzaréis la felicidad”

Este mensaje es tan válido hoy  como cuando el Buda pronuncio estas palabras en la tierra. Sobre la base de las enseñanzas del Buda, Cristo fue capaz de establecer el amor en la Tierra. De esta forma se hizo posible para los seres humanos seguir el camino iluminado que conduce de regreso a la fuente divina de luz y amor.

El pensamiento semilla esotérico de Tauro lo expresa con claridad:

“Veo y, cuando el ojo está abierto, todo se ilumina”

Entonces todo es hermoso, bueno y agradable, la fuerza del deseo ya no se dirige hacia afuera sino  hacia dentro de uno mismo y se tiene la capacidad de reconocer la bondad y la belleza de todas las cosas, tanto en uno mismo como en los demás. La gratitud y el ensalzamiento de la bondad y la belleza son cualidades positivas de la naturaleza de deseos. Durante el mes de Tauro estas cualidades pueden cultivarse internamente de forma especial y también podemos reconocer el pasado como algo lleno de significado. Aunque hayamos tenido experiencias desagradables o incluso terribles, podemos modificar nuestra actitud hacia ellas y darnos cuenta de su significado más profundo. Si somos honestos, reconoceremos que todo lo sucedido en el pasado tuvo un sentido, nos aportó conocimiento y nos hizo avanzar en el camino.

En esta Luna Llena de Tauro debemos activar nuestra voluntad entusiasta y participar en tareas mayores que la mera satisfacción de nuestros deseos personales. De esta manera conseguiremos que nuestra autoestima crezca de forma considerable. Debemos darnos cuenta que podemos contribuir (aunque todavía sea de forma modesta) a enraizar las energías de la Luz y del amor en la Tierra. Cada uno de nosotros es una parte esencial del Todo, por eso la contribución de cada uno es igualmente importante.

Extracto del libro “Los signos del Zodiaco”-Psicología Astrológica Louise Huber

Feliz y Bendecido Plenilunio!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.