Segunda parte: Saturno

Saturno y su posición por casa en la carta natal – Parte 2ª

En la estructura tripartita de la personalidad (psicología astrológica), Saturno es el jefe de seguridad y su función es encargarse  de que el cuerpo siga vivo y esté sano. Cuando conseguimos bienestar permanente, nuestra autoconfianza se ve reforzada y nuestra fuerza vital se incremente.

La posición de Saturno en las casas puede darnos una cierta orientación sobre nuestro Saturno (las seis primeras casas en la primera parte ya publicada).

Saturno en la casa 7. Suele rechazar de plano todo lo extraño y desconocido en términos de contactos y colaboraciones hasta comprobar su inofensividad, credibilidad, respetabilidad y seriedad. Cerca de la cúspide en particular, las personas pueden establecer contactos según su utilidad, y con frecuencia intentan controlar, asegurar y regular los nuevos encuentros. Miedo al abandono. En sectores de casa de baja energía, las personas pueden sentirse rechazadas o recibir bien poco de la pareja.

Saturno en la casa 8. Suele dar mucha importancia al estatus y la seguridad como base del bienestar. Buscan trabajo en instituciones sólidas. Pueden aferrarse a cuestiones viejas, son conservadoras.  Cerca de la cúspide, estas personas se sienten llamadas a custodiar los medios y valores de los demás y de la sociedad. La pregunta aquí es ¿Qué es  mío y qué tuyo? Hay cierta capacidad de hacer sentir culpables a los demás o demostrar que están equivocados.  En sectores de casa de baja energía, las personas pueden ser propensas a “golpes del destino”: rechazos, pérdidas, crisis económicas, desavenencias, etc., algunas personas tienden a ser autodestructivas y hacen cosas ellas mismas que socavan su seguridad.

Saturno en la casa 9. Suele esforzarse por conseguir un conocimiento que le dé más seguridad, verdad y autoconfianza. Pueden experimentar situaciones no tan fáciles pero que los llevan a la profundidad del autoconocimiento. En la cúspide o cerca, la persona suele tener dificultades para aceptar órdenes o cuestionamientos en relación a sus decisiones. En sectores de casa de baja energía, las personas pueden construir muros mentales que impiden que los aparten de sus puntos de vista y no ceden. Aquí se también se pueden dar filósofos sin duda.

Saturno en la casa 10. Suele buscar algo que lo haga brillar: una posición, una carrera, un área de competencia, un puesto de poder. Cercano a cúspide, la persona suele anteponer la materia o la forma al espíritu lo cual puede dar lugar a fuertes pruebas donde debe buscarse un equilibrio entre esas polaridades. Puede tener un rendimiento extremadamente sobresaliente o destacar muchísimo. En sectores de casa de baja energía, las personas pueden tener que verse obligadas a aprender que el poder material no proporciona verdadera seguridad.

Saturno en la casa 11. Suele crear conceptos formales y espirituales sobre la existencia que pretenden sobrevivir el paso del tiempo, deben ser capaces de resistir todo tipo de ataques. Cercano a cúspide puede conferir cierta capacidad para anticipar acontecimientos. También pueden ser líderes naturales. En sectores de casa de baja energía, las personas pueden tender a transformar las virtudes en vicios debido a la inercia y persistencia, con frecuencia pueden experimentar la soledad.

Saturno en la casa 12. Suele aferrarse con fuerza a hábitos y viejas costumbres. Suelen ser muy inseguras aunque no lo parezca, pueden tener dificultades para construir suelos seguros por eso persigue seguridades aparentes, dejándose llevar por personas más fuertes. En sectores de casa de baja energía, las personas pueden mostrar cierta resignación y una actitud pesimista.

Si no conoces la posición de Saturno en tu carta natal escríbenos y te contamos, deberás enviarnos un mail con tu nombre y tus datos de nacimiento: fecha, hora y lugar.

Integrando a Saturno

En este texto sólo damos algunas pistas del significado de Saturno, quizás uno de los planetas más controversiales de la astrología y de los que se ha escrito muchísimo[i]. En la antigüedad y durante prácticamente los últimos 2000 años, se hablaba (y algunos aún siguen hablando) del Gran Maléfico. Durante este mismo tiempo el cuerpo se ha considerado como algo pecaminoso y por lo tanto y en general se nos ha inculcado una actitud tal que hemos terminado descuidando el cuerpo y dificultando nuestra propia existencia física. Para muchos la vida ha sido dura en este par de milenios, pestes y enfermedades horribles nos han perseguido, de manera que no resulta extraño que se satanizara al pobre Saturno. Actualmente las cosas están cambiando y empezamos a mirar nuestro cuerpo con nuevos ojos, empezando por cuidarlo y alimentarlo más conscientemente.

chi kung

Roberto Assagioli dice que sólo podemos integrar aquello que amamos. Así que conozcamos a Saturno, sin él la existencia física no sería posible. El hecho de tanta gimnasia y silicona en estos días, sólo es el necesario movimiento del péndulo hacia el otro extremo del cuidado. Sin embargo también tenemos Tai Chi, Yoga, múltiples libros de nutrición, terapias corporales;  el desarrollo de la permacultura, así como el renacimiento de la medicina tradicional de nuestros pueblos autóctonos, la medicina mapuche, la medicina china, el ayurveda, etc. Por otro lado, la conservación de la vida ha dejado de ser un problema mayor para muchos aún cuando falta todavía harto para que las desigualdades desaparezcan del todo. Poco a poco aprendemos a amar a Saturno.

(La ilustración es de Alex Grey).


[i] Consultar especialmente “Los Planetas, órganos de función”, de Bruno y Louise Huber, API-ediciones, España, S. L. 2004.

Artículo publicado en la revista Bienestar y Salud: http://www.bienestarysalud.cl/bienestar/satuno-y-su-posicion-por-casa-en-la-carta-natal-parte-2.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.